Danilo  malinterpreta, manipula la realidad, la confunde, intentando  adaptarla a su ambición reeleccionista. Antes del viaje a China se montó una campaña resaltando la supuesta desaparición de tensiones