No debería sorprender a estas alturas porque así ha funcionado la política venezolana por más de 50 años. Exacerbado estos últimos, sí. Pero ahí estuvo Caldera, en Miraflores,