Publicidad Anúnciate en soldominicano. Pulsa aquí

Capturan primitivo y prehistórico tiburón Cobra “verdadero fósil vivo”

El presente ejemplar de tiburón Cobra, fue capturado a los 700 metros de profundidad, “y murió pues no soportó el brusco cambio de presión”.

El presente ejemplar de tiburón Cobra, fue capturado a los 700 metros de profundidad, “y murió pues no soportó el brusco cambio de presión”.

LISBOA.- En la costa del Algarve, Portugal, a bordo de un barco de arrastre comercial, investigadores fueron espectadores de una captura de un tiburón con características primitivas y prehistóricas poco comunes,”un verdadero fósil vivo”, señalaron.

 

Lo más representativo, como muestra la imagen, es su agresiva dentadura, con cerca de 300 dientes que apuntan hacia adentro para impedir que su presa se escape.

El equipo del Instituto Portugués del Mar y de la Atmósfera, que difundió la noticia, verificó que era un macho de 1,5 metros, de la especie tiburón cobra.

Este tiburón, un verdadero ‘fósil vivo’, tiene un cuerpo largo y esbelto y una cabeza que recuerda a una serpiente. También presenta una dentición muy particular, siendo su biología y ecología poco conocidas”.

 

“Tiene una gran hilera de dientes perpendiculares a la mandíbula, son muy filosos, delgados y apuntan hacia adentro. Eso le permite atrapar grandes presas y mantenerlas en la boca porque si pelean solo pueden avanzar dentro de la boca del animal porque los dientes les impiden salir”, explicó la profesora Margarida Castro del Centro de Ciencias Marinas de la Universidad de Algarve, en una entrevista a la BBC.

“Así, son capaces de atrapar algo y no dejarlo escapar. Claramente se trata de un depredador muy agresivo”, agregó.

 

El Instituto Portugués del Mar y de la Atmósfera explica que el tiburón vive a una gran profundidad sobre el lecho marino, por eso normalmente no se encuentra con el ser humano. Sin embargo, debido a la masiva pesca de arrastre, se cree que puede ser una especie casi extinta. Simplemente no existen suficientes estudios para comprobarlo.

El presente ejemplar fue capturado a los 700 metros de profundidad, “y murió pues no soportó el brusco cambio de presión”.

“Desde esa profundidad, la mayor parte de los peces llegan muertos. La red los sube muy rápido y ellos no pueden sobrevivir el cambio repentino de presión”, explicó Margarida Castro.

Se estima que el tiburón cobra debió tener “una amplia distribución geográfica, a lo largo de todo el atlántico, desde la costa noruega, pasando por aguas escocesas, de Galicia, Azores, Madeira y Canarias, bajando a la costa africana hasta el Índico, alcanzando todavía Japón, Australia y Nueva Zelanda”.

Este animal recibe también el nombre de tiburón serpiente y tiburón anguila. En latín es un Chlamydoselachus anguineus, que pertenece a la familia de los clamidoseláquidos (Chlamydoselachidae).

Puede llegar a alcanzar los 4 metros de largo. Se llama “fósil viviente”, por mantener sus características primitivas.

Este tiburón pertenece a la única especie sobreviviente de una familia de tiburones en la que todas las demás se extinguieron“, dice la profesora Castro. “Algunos estiman que esta especie data del jurásico tardío. Puede ser un poco más reciente, pero en todo caso hablamos de decenas de miles de años. Así que es bastante viejo en términos evolutivos”.

El equipo del Instituto Portugués del Mar y de la Atmósfera que difundió la noticia, se encontraba a bordo de la nave comercial de pesca de arrastre en agosto cuando se hizo el hallazgo. Ellos formaban parte de una iniciativa para minimizar las capturas no deseadas por parte de las pesquerías europeas.

La pesca de arrastre, tal como dice su nombre, es considerada por pescadores artesanales y muchos biólogos, como letal para el hábitat marino. A  través de esta práctica, se arrastra rastrillando el suelo y con las redes se recoge todo lo que se encuentra en el fondo marino, destruyendo toda vida que existe en el lugar.

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *