Publicidad Anúnciate en soldominicano. Pulsa aquí

Que venga la luz

Nélsido Herasme, es periodista de Santo Domingo.

Nélsido Herasme, es periodista de
Santo Domingo.

De repente quisiera convertirme en un profundo conocedor del tema  eléctrico del país para de esta manera, como periodista a favor o en contra, entronizarme en el debate que está en boga sobre la central termoeléctrica que se construye en la comunidad de Punta Catalina, en la ciudad de Baní, de la sureña provincia Peravia.

 

Nos gustaría ser un comunicador versado en la materia, en un verdadero ente de consulta, pero lamentablemente a la electricidad le tenemos miedo, hasta el extremo de que no nos gusta siquiera apagar   y prender un bombillo. Es a partir de nuestro desconocimiento, falta de capacitación y empoderamiento que no estamos facultados para criticar al estado, al gobierno y los principales ejecutivos de CDEEE, por la construcción de las dos plantas y a la empresa que tiene a su cargo la adjudicación.

 

Pero mucho menos tenemos argumentos para enfrentar y debatirle a la oposición sobre su postura crítica frente al levantamiento de las millonarias plantas a carbón de Punta Catalina.

 

Stanley Consultants, licitación, sobrevaluación, retraso, Unidad Ejecutora del Proyecto, Contrato EPC, plantas de 720 MW, Kilovatio Hora, Consorcio Odebrecht-Tecnimont-Estrella, FTI Consulting, son parte de las terminologías, siglas y una caterva de cifras numéricas que a cualquiera marean, pero sin mencionar la palabra “encendido de la luz”.

 

Sabemos que el tema del encendido de la luz no está en el debate, pero yo lo pido, porque es cansado que estamos de tantos apagones.

 

Quisiera estar verdaderamente iluminado para proceder a pagar mi factura religiosamente por el consumo.

 

En verdad lo que yo quisiera es luz permanente para dejar de ver a mi familia aplaudir cuando esta llega al barrio.

Quisiera ver mi hogar encendido para ver mejorar mis condiciones  materiales de existencia y volver a tomar agua fría.

 

Quisiera ver quedarse la energía para no observar a mi amigo jugarse la vida cuando se encarama en el poste del tendido y camina por el cableado.

 

Quisiera ver la luz en el barrio para caminar por las calles y aceras con seguridad y observar en la sombra mi propia silueta.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *