Publicidad Anúnciate en soldominicano. Pulsa aquí

Un senador demócrata que estuvo en la reunión desmiente a Trump: sí dijo “países de mierda” y “varias veces”

Trump tuiteó esta mañana de viernes varios mensajes en los que afirmaba que no había utilizado palabras despectivas para calificar a los inmigrantes y acusó a los demócratas de haberlo inventado.

Trump tuiteó esta mañana de viernes varios mensajes en los que afirmaba que no había utilizado palabras despectivas para calificar a los inmigrantes y acusó a los demócratas de haberlo inventado.

WASHINGTON.- El presidente Donald Trump se encuentra bajo una nueva tormenta luego de que en una reunión sobre inmigración presuntamente se refiriera de forma despectiva a una serie de naciones a las que calificó como “países de mierda”. Las críticas y reacciones no se hicieron esperar.

El revuelo creado ha llevado incluso al mandatario a salir en su propia defensa. Trump tuiteó esta mañana de viernes varios mensajes en los que afirmaba que no había utilizado palabras despectivas para calificar a los inmigrantes y acusó a los demócratas de haberlo inventado.

Sin embargo, poco después, el senador demócrata Durbin, uno de los legisladores que estuvo con el presidente en dicho encuentro, afirmó públicamente que el presidente sí utilizó la expresión, que incluso las Naciones Unidas ha calificado como racista.

El senador reafirmó que Trump utilizó un lenguaje “despreciable y vulgar” y dejó claro que también dijo la expresión “países de mierda” al referirse a las naciones de donde provienen un gran número de inmigrantes que viven en Estados Unidos. “He visto esos comentarios en la prensa, y no he leído nada que no sea correcto”, corroboró.

El senador sostuvo, según imágenes difundidas por MSNBC, que estaba explicando el plan y cómo los inmigrantes de diferentes países habían impactado en Estados Unidos. “En ese momento es cuando él utilizó esos comentarios despreciables y vulgares y llamó a las naciones de las que vienen ‘hueco de mierda’. Esas son las palabras exactas que utilizó el presidente y no una vez, sino que lo repitió varias veces”, subrayó.

“No puedo creer que en la historia de la Casa Blanca y el Despacho Oval un presidente haya utilizado las palabras que yo, personalmente, escuché ayer de la boca de nuestro presidente”, explicó.

Según las primeras informaciones publicadas este jueves, cuando los legisladores republicanos y demócratas hablaron sobre programas para inmigrantes de HaitíEl Salvador y varios países africanos, el presidente preguntó: “¿Por qué tenemos aquí a estas personas de países que son un hueco de mierda?”. Los reportes indicaban además que el presidente había subrayado que prefería inmigrantes de países como Noruega.

El viernes en la mañana, Trump salió al paso a la cascada de reacciones tras sus comentarios. En varios tuits, el mandatario concedió que “el lenguaje utilizado por mí en el encuentro sobre DACA fue fuerte, pero no fue el lenguaje que se usó”, escribió en un aparente intento de negar las informaciones sobre el uso de expresiones peyorativas, aunque sin referirse directamente a ellas.
En otro mensaje posterior, Trump sí negó haber dicho “cualquier cosa despectivo sobre los haitianos, excepto que Haití es un país obviamente muy pobre y con muchos problemas. Nunca dije ‘échenlos'”. Además, acusó a los demócratas de haber inventado esta polémica.

Las críticas al mandatario no solo le llegaron del lado demócrata, sino también de su propio partido. Mike Coffman, representante por Colorado, dejó un mensaje en español en su cuenta de Twitter en el que se dirigía directamente a Trump y le reprochaba sus palabras.

Información y privacidad de Twitter Ads

“Un paso atrás para DACA”

Durbin, senador por Illinois, forma parte del grupo bipartidista -denominado “Pandilla de los Seis”- que este jueves le presentó un plan al presidente para proteger a los dreamers de la deportación y que les ofrecía un camino hacia la ciudadanía. La propuesta no fue del agrado de Trump que esta misma semana indicó que firmaría cualquier acuerdo siempre que se respetaran sus restrictivas medidas migratorias, que incluye la financiación del muro con México y un aumento de la seguridad, la eliminación de la lotería de visas y la modificación de la reunificación familiar, que el presidente llama “inmigración en cadena”.

El rechazo al plan bipartidista supuso un paso atrás en las negociaciones, según el mismo presidente reconoció también esta mañana, quien además acusó de ello a los demócratas. Trump afirmó que “el llamado acuerdo bipartidista de DACA que me presentaron ayer a mí y a un grupo de legisladores republicanos era un gran paso atrás. No tenía suficiente financiación para el muro, la migración en cadena y la lotería de visas se presentaban de una manera aún peor y Estados Unidos se veía obligado a aceptar un gran número de personas de países con alto crimen que están muy mal”.

La situación se complica así para los aproximadamente 800,000 dreamers que están pendientes de que el Congreso encuentre una fórmula legislativa para ellos. La administración Trump canceló el programa DACA que los protegía de la deportación y les ofrecía un permiso de trabajo y el presidente dejó en manos de los legisladores darles una solución.

Demócratas y republicanos además están negociando un acuerdo presupuestario, que debería darse antes del 19 de enero para evitar el cierre del gobierno federal. En dichas conversaciones, se habían incluido las discusiones para DACA, aunque el rechazo de Trump complica la situación.

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *