Publicidad Anúnciate en soldominicano. Pulsa aquí

Consideran que la radio y la televisión en esta ciudad es: Un horror

Monumento a los Héroes de la Restauración. Santiago de los 30 Caballeros.

Monumento a los Héroes de la Restauración. Santiago de los 30 Caballeros.

Por Miguel Angel Polanco

SANTIAGO. República Dominicana.- Ciertos sectores progresistas de esta ciudad observan el inadecuado contenido, en muchos casos cargados de un lenguaje inculto y hasta prosaico, de ciertos programas tanto televisivos como radiofónicos.

Indican que gran parte de las audiciones que se escuchan por esos medios, horrorizan a la gente. Las consideran “una  agresión  al pudor público” sin que nadie de las altas instancias del gobierno monitoree, confirme y tome medidas.

Dicen que se hace innecesario especificar casos, para añadir que sólo basta con sintonizar en cualquier momento lo que se difunde por el espectro tele-radiofónico de la región.

Consideran que en Santiago se registra una alta tasa de improvisación en el contexto programático para la televisión y la radio, cosa incongruente, dado el avance de las tecnologías y la revolución del conocimiento.

Destacan que en el área sobran los usuarios del micrófono con pírrica formación profesional, creando contradicciones de criterios analíticos y desinformando al auditorio.

República Dominicana, con un producto Interno Bruto de 74 mil millones de dólares y un presupuesto para este año de 860 mil millones de pesos, no tiene perspectivas airosas contra el  sub-desarrollo, por lo que al país le acechan momentos de extrema  angustia y radicalización de reclamos sociales con carácter impredecible.

 

Entienden que de cara a un ejercicio sistemático de malas políticas por un sistema de gobierno  literalmente excluyente, monopólico, anti-patria,  misántropo y encubridor del dolo en la administración tanto pública y privada, la nación dominicana se aboca a un “estado fallido”, frustrando su esperanza de una  calidad de vida digna.

Estos malos augurios se fundamentan en la mala gestión gubernamental, cuya  principal expresión son los gastos alegres que van desde exenciones e incentivos injustificados hasta el parasitismo de una política clientelar perversa y creciente.

Con  todo el volumen de dispendio que hace la actual administración contra los  recursos del Estado, se satisfacen situaciones vitales para la sana convivencia de los dominicanos.

En materia de servicio público, el actual gobierno  saca una “muy mala nota”, sucumbiendo en sus aprestos de solucionar cabalmente los problemas de salud, educación, seguridad, transparencia jurídica, sana productividad, sistema vial, vivienda, corrupción administrativa, descomposición social, etc.

Por lo contrario, estamos diametralmente “peor que nunca”. Si usted no lo cree, lo invitamos a establecer un barómetro de consulta popular personificado sobre la situación general del país y me recordará para siempre.

CORREO:  miguelangelpolancobaez@yahoo.com

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *