Publicidad Anúnciate en soldominicano. Pulsa aquí

Niño virtuoso!

Un azul más que Cielo en un niño de color.

Un azul más que Cielo en un niño de color.

Por Miguel Angel Polanco

SANTIAGO.- La raza de color es la de mayor presencia en la evolución del hombre. Pero no debe importar el linaje, sí los valores traducidos en talentos.

A cada quien, la naturaleza le premia con dones diferentes. Es el caso del niño que motiva este artículo. Me reservo su origen.

¿Quien no quisiera exhibir los divinos ojos de ese inocente?

Nosotros, los seres humanos, nos mostramos siempre ingratos porque queremos añadir más de lo que la naturaleza nos premió.

Siempre he dicho que la vida es un milagro. Y que permanecer vivo es una eventualidad.

Los individuos estamos amenazados de muerte a cada instante, pero las circunstancias -a veces-  nos protegen.

Debemos expresar conformidad con lo que se nos ofrece, sea por creación o evolución.

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *