Publicidad Anúnciate en soldominicano. Pulsa aquí

Desertores del ejército bolivariano en el exterior le piden a Trump armas y ayuda militar para buscar la libertad de Venezuela

Soldados venezolanos disgustados con el régimen de Maduro.

Soldados venezolanos disgustados con el régimen de Maduro.

CARACAS. Venezuela. (CNN).- Desertores del ejército de Venezuela le pidieron al gobierno del presidente Donald Trump que los arme, en lo que denominan su búsqueda de la “libertad”.

Los exsoldados Josué Hidalgo Azuaje y Carlos Guillén Martínez, que viven fuera del país, le dijeron a CNN que quieren la asistencia militar de Estados Unidos para equipar a otros dentro del asediado país.

Afirman estar en contacto con cientos de desertores dispuestos y han pedido a los soldados venezolanos enlistados que se rebelen contra el régimen de Maduro, a través de transmisiones televisivas.

“Como soldados venezolanos, estamos solicitando a Estados Unidos que nos apoye, en términos logísticos, con comunicación, con armas, para que podamos alcanzar la libertad venezolana”, dijo Guillén Martínez a CNN.

Hidalgo Azuaje agregó: “No estamos diciendo que solo necesitamos el apoyo de Estados Unidos, sino también Brasil, Colombia, Perú, todos los países hermanos, que están en contra de esta dictadura”.

El llamado llega luego de que el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, alertara este domingo al gobierno de Maduro que la violencia contra la oposición política de Venezuela —o contra su líder y autodeclarado presidente interino Juan Guaidó— enfrentará severas represalias.

Bolton también apeló a los militares venezolanos para que ayuden en la transición del poder sin problemas de Maduro a Guaidó, a quien Estados Unidos ha reconocido como el legítimo jefe de Estado.

Las autoridades de Estados Unidos han advertido repetidamente que “no hay opciones fuera de la mesa”, en términos de la intervención de los Estados Unidos.

Los desertores —más de una docena de ellos aparecieron en una transmisión reciente— dicen que muchos soldados comparten la furia de los venezolanos ordinarios ante la hiperinflación, la escasez de alimentos y la mala gestión económica que ha llevado a uno de los estados petroleros más ricos de Sudamérica a un naufragio empobrecido.

Pero a pesar de los repetidos llamados, el grupo ha tenido un éxito limitado en inspirar una revuelta militar. Una sola unidad se levantó en Cotiza el 21 de enero; sus miembros fueron rápidamente arrestados.

Militares juveniles enfadados

Los altos mandos de Venezuela han mostrado una lealtad inquebrantable hacia Maduro, con sus declaraciones en apoyo al régimen difundidas en la televisión estatal. El ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, ha dicho que los soldados venezolanos “morirían” por su gobierno.

Los desertores le mostraron a CNN grupos de Whatsapp a través de los cuales afirman llegar a miles de jóvenes oficiales y soldados enojados. Dijeron que estaban trabajando para unir a varias facciones disgustadas en un grupo cohesionado.

Ellos rechazan rotundamente cualquier sugerencia de una intervención militar estadounidense más amplia en apoyo de Guaidó. “No queremos que un gobierno extranjero [invada] nuestro país”, dijo Hidalgo Azuaje. “Si necesitamos una incursión, tienen que ser soldados venezolanos que realmente quieren liberar a Venezuela”.

La presión sobre los militares venezolanos se incrementará esta semana, ya que el líder opositor Juan Guaidó ha convocado manifestaciones el miércoles y el domingo. La oposición está alentando a sus seguidores a presionar a los soldados que saben que desertarán.

CNN vio de manera excepcional las dificultades internas de la disidencia en el ejército, cuando nos reunimos y discutimos la idea de amotinamiento con un soldado enlistado en un estacionamiento subterráneo en Caracas. Pidió no ser identificado por temor a represalias.

“Hay soldados en cada unidad que están dispuestos a alzarse en armas”, le dijo a CNN. “Se están preparando a sí mismos y aprendiendo de los errores del pasado. Están esperando el momento adecuado, para que puedan golpear aún más fuerte que las personas lo sienten”.

Afirmó que algunas unidades tienen armas y municiones que han desaparecido y que pueden haber sido tomadas para ayudar a fomentar un levantamiento.

“Las operaciones anteriores fracasaron porque los oficiales de mayor rango estaban en contra, todavía controlan cada área, y si ocurre un levantamiento, es rápidamente neutralizado”, dijo.

Reconoció los mensajes enviados por desertores de fuera de Venezuela y dijo que eran “muy positivos”.

“De alguna manera nos dan esperanza”, dijo. “Están fuera de Venezuela, pero alimentan nuestra alma. Nos inspiran y elevan la autoestima del ejército”.

 

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *