Publicidad Anúnciate en soldominicano. Pulsa aquí

OXIGENO FACTOR PELIGROSO vs LA SALUD PERINATAL

Doctora Mery Hernandez.

Doctora Mery Hernandez.

El oxígeno Es un Gas Incoloro e Inodoro y más pesado que el aire, es una droga. Se usa en reanimación, soldaduras, altos hornos, como oxidante y en muchos procesos industriales. El Oxigeno figura en la lista de substancias peligrosas, debe ser utilizado cuando existe una indicación definida por su potencial de toxicidad. Debe ser suministrado caliente y húmedo.

Puede producir daño por su vasoconstricción arterial: en la reproducción, causando mutaciones, irritaciones, quemaduras de la piel, los ojos y congelaciones. Puede causar nauseas, mareos, espasmos musculares, pérdida de visión, convulsiones, pérdida de conocimiento, irrita los pulmones, causando tos o falta de aire, acumulación de líquidos en los pulmones con falta de aire.

En la madre el aumento de la progesterona conduce un estado crónico de hiperventilación lo que aumenta un 30% – 50% el volumen tidal, desde la ocho semanas de gestación con leve aumento de la presión arterial de oxígeno en alveolo (Pa o2) y la disminución del dióxido de carbono (Pa co2) lo que da lugar a una alcalosis respiratoria crónica. En los demás cambios producido en el embarazo por el aumento de estrógenos esta la mucosa nasofaringe se convierte en hiperemia y edematosa. De igual forma el hígado, riñones hay hemodilución y expansión de volumen. Así como aumento de marcadores, metabólicos y lípidos.

En el feto el estrés de repercusión isquémica y la hiperoxia favorece la producción de radicales libres, los fetos de pre-términos son más sensibles que los fetos de términos produciendo la retinopatía y la displacía pulmonar.

No se justifica la suplementación de oxígeno a la madre sino la lateralización uterina. La hiperoxia al cien por ciento por dos horas se asocia con menos peso cerebral y mayor daño en animales por estudios realizados.

Respirar demasiado oxigeno puede causar daño pulmonar, sobre todo para los bebes muy prematuros, la presencia de oxígeno en la sangre puede llevar a que se presenten problemas cerebral y ocular por su toxicidad potencial, es capaz de afectar a los pulmones y perturbar la circulación de la retina por vasoconstricción arterial, que puede avanzar hasta llevar en ocasiones a la ceguera definitiva, irritación de la nariz, piel, sangrado, tapones mucosos y aumentado riesgo de infección.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *