Publicidad Anúnciate en soldominicano. Pulsa aquí

Una arista de “Air Cocaine” toca a Sarkozy

Víctor Manzueta Espaillat, periodista.

Víctor Manzueta Espaillat, periodista.

El caso “Air Cocaine” que inició mucho antes de que la Dirección Nacional de  Control de Drogas, detuviera a cuatro franceses en el aeropuerto de Punta Cana, en el Este del país en 2013, está involucrando a mucha gente de todos los colores en Francia.

 

Una investigación había sido abierta en París por vuelos transatlánticos, utilizados para el trasiego de cocaína y otros estupefacientes desde Lima-Punta Cana- St-Tropez.

 

Los dos pilotos del avión en el que la agencia antidrogas      dominicana decomisó 26 maletas conteniendo 680 kilos de cocaína, Pascal Fauret y Bruno Odos, piloto y copiloto del avión Falcon 50 propiedad de Alain Afflelou, que lo tiene arrendado a terceros a través de la sociedad HRT SN como es habitual en el ámbito de la aviación, han sido arrestados diez días después de una fuga intercontinental que se inició con un viaje de pesca de los pilotos, el eurodiputado Armery Chauprade, Peter Malinowski, asistente parlamentario de la líder opositora de Francia, Jean-Marie Le Pen, quienes acompañaron a los prófugos en el viaje de escape.

 

Los dos pilotos que han sido pedidos ante la presencia de al Juez de Marsella Saunier Christine Ruellan, responsable de la investigación sobre una vasta red de narcotráfico cocaína de Punta Cana, no para que expliquen su fuga, sino por una docena de vuelos trasatlánticos para contrabandear drogas, hechas en ese mismo avión.

 

Otro, que se ha visto implicado en el caso de Air Cocaine, es el ex presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, quien ha denunciado este lunes que sus teléfonos han sido intervenidos porque su nombre aparece en el registro de air cocaína a favor de una búsqueda realizada por los jueces franceses en los locales de la empresa SN HRT que era responsable del vuelo en disputa.

 

Hurgando en las facturas, los jueces descubren que el ex presidente utilizó tres veces entre 2012 y 2013 los vuelos privados de la empresa para ir a Qatar o Estados Unidos. El único problema es la sociedad del Grupo Lov dirigido por Stéphane Courbit, amigo de Nicolas Sarkozy que ha pagado la factura. ¿Por qué razón la Justicia abrió una investigación en paralelo?

 

Este Lunes, el abogado de Nicolaçás Sarkozy, Thierry Herzog, había anunciado que iba a escribir al fiscal de Marsella para “pedir explicaciones”, denunciando una “invasión de privacidad” y “medidas coercitivas” contra su cliente.

 

La cocaína, que llevó a la condena de los franceses, dos pilotos, un ingeniero de vuelo y un pasajero –los dos pilotos han regresado a Francia tras una fuga de película a finales de octubre, es el objeto de una amplia investigación en Francia, donde una docena de personas se encuentran también bajo bajo la lupa de estos jueces.

 

La investigación se inició en París – antes de ser trasladada a Marsella – después de la noche del 19 al 20-03-2013, cuando la policía dominicana, informados, en particular por los EE.UU., interceptó en la pista del aeropuerto Punta Cana un Falcon 50 con 26 maletas conteniendo 680 kg de cocaína a bordo.

 

 

La investigación dio un giro político cuando el juez estaba interesado en las condiciones financieras en las que habían sido operados varios vuelos privados también fletados por el alquiler de aviones de empresa nueva Trans Helicopter Service Company (SNTHS), llevando a Nicolas Sarkozy entre diciembre de 2012 y febrero 2013.

 

Por último, esta parte del caso, sin relación con el tráfico de drogas, se ha confiado a los jueces financieros de París que investigan un posible abuso de la propiedad social en perjuicio de Lov Group, la compañía de los amigos de Nicolás Sarkozy, Stéphane Courbit, empresa a la que los vuelos han sido adjudicados.

 

 

 

La prensa francesa reveló ayer que Peter Malinowski, asistente parlamentario de la líder opositora de Francia, Jean-Marie Le Pen  estaba a bordo del barco en el que Fauret Pascal y Bruno Odos abandonaron República Dominicana rumbo a Martinica en las Antillas Menores desde donde volaron en un avión a Francia.

 

Desde el principio de la fuga de los dos pilotos condenados por narcotráfico, el  eurodiputado Aymeric Chauprade, se declaró ser el autor intelectual y participativo de la extraordinaria fuga de ambos delincuentes.

 

Si la justicia francesa quiere, tiene mucha tela por donde cortar en este caso de piratería internacional protagonizado por apellidos sonoros de su política interna y de otras áreas.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *